+++ Situación actual (Covid-19): nuestro almacén está lleno y los pedidos son tramitados sin demoras. Más información +++

  • Más de 225 000 pedidos al año
  • Más de 35 millones de imanes en stock

Ventana de Adviento con imanes

Imagen pixelada magnética de cápsulas de Nespresso
Autor: Therese Lanter-Haslimeier, Obermumpf, Suiza
En línea desde: 16.12.2019, n.º de visitas: 17128
Desde hace tres años, coleccionó las cápsulas de Nespresso, y este año he hecho con ellas mi primera imagen pixelada. No solo se requiere un gran esfuerzo para vaciarlas, limpiarlas y aplanarlas, sino también para conseguir los suficientes colores a juego para las imágenes pixeladas. Hay cápsulas de café que ya no están disponibles desde hace más de 10 años. Pero cuando consigo con mucha suerte las cápsulas necesarias, lamento mucho pegarlas enseguida.
Por eso, se me ocurrió la idea de las imágenes variables. Para ello, no pego las cápsulas sobre un lienzo, sino un imán sobre el dorso de la cápsula y la fijo a una pizarra blanca. Así puedo usar varias veces las cápsulas para realizar imágenes diferentes.
Ventana de Adviento con un cervatillo
Ventana de Adviento con un cervatillo
Mi primera imagen con cápsulas de este año es una ventana de Adviento con el motivo de un cervatillo. El panel magnético está al aire libre y lleva encima una fina tela. Antes de elaborar las cápsulas magnética de Nespresso, tuve que tener en cuenta varios detalles. En supermagnete me dieron los siguientes consejos:
  • A la hora de elegir los imanes, se debe tener en cuenta el peso de las cápsulas. Debido a la fuerza de corte, se calcula el peso x 6 para determinar la fuerza de sujeción necesaria.
  • El espesor y la naturaleza de la base (pared magnética) desempeña una función importante. A ser posible, debería tratarse de acero de, al menos, 2 mm de espesor.
  • La distancia entre el imán y la base es decisiva. Incluso medio milímetro de distancia entre el imán y la base metálica puede reducir a la mitad la fuerza de sujeción del imán.
  • Los imanes de neodimio no son aptos para exteriores, ya que se pueden oxidar.
Tras probar con tamaños y grosores de lo más diverso, me decanté por el disco magnético de ferrita de Ø 25 mm. La relación calidad precio y de tamaño con respecto a las cápsulas era la idónea.
¡Los imanes son muy rebeldes! Tuve que ingeniármelas para domarlos. Usé una vieja bandeja de hornear, donde coloqué las cápsulas aplanadas con la parte de color hacia abajo. Para pegar usé silicona, que distribuí por los imanes para pegarlos sobre las cápsulas. Como los imanes se ven atraídos a la bandeja por las cápsulas de aluminio, no tuve que poner ningún peso adicional. Procuré que todos los imanes quedaran pegados en la misma dirección sobre las cápsulas para poder apilarlas bien a continuación.
Las pilas de 10 tuve que colocarlas al revés las unas junto a las otras, ya que, si no, se repelen. Tampoco podía llevar dos cajas de estas superpuestas, porque las cápsulas de la de abajo se adherían a la de arriba. Con perseverancia y mucho cuidado, pude dominar bien los imanes y acabaron prestando un excelente servicio en mi ventana de Adviento.
Así creé con mi segunda imagen pixelada, de 2 000 cápsulas e imanes, una ventana de Adviento que puede ver todo el mundo. Cuando se acerque la primavera, cambiaré de sitio las cápsulas y añadiré otros colores para crear una nueva imagen pixelada.
Puede seguir la evolución del proyecto en www.designambach.ch o www.facebook.com/designambach.
En el siguiente vídeo se ve la presentación de la ventana de Adviento: